enero 26, 2021

Prensa sobre la gente normal

Una revista de gente normal

Psicología infantil y adolescente

2 minutos de lectura

La infancia y la adolescencia es una etapa de máxima importancia en nuestro desarrollo tanto físico como psicológico lleno de grandes cambios internos y externos y de una apertura al mundo cada vez mayor. Muchas veces los padres y familiares nos damos cuenta de estos cambios y no sabemos con certeza si son normales o no y en algunos casos  no sabemos como tratarlos o hacer frente a ellos. En un centro donde se atienden consultas de padres preocupados por los cambios de comportamiento de sus hijos de cualquier edad, se informa y atiende tanto consultas puntuales como tratamientos más largos en el caso de algún problema que lo requiera.

Según la edad pueden aparecer distintas alteraciones que en algunos casos es necesario tratarlas y corregirlas y en otros tan solo controlarlas para que no vayan a más. Entre los problemas adolescentes más comunes de estas etapas aparecen problemas con la ingesta, con la conducta alimentaria, problemas de eliminación (enuresis y encopresis),  problemas de aprendizaje, problemas en el desarrollo de las capacidades del niño, déficit de atención (TDAH)  o problemas de conducta. Todas estas alteraciones y otras que pudieran aparecer, pueden ser estudiadas y tratadas con la garantía de que tras un buen trabajo la mejoría es notable.

MÉTODO DE TRABAJO

En primer lugar se realiza una sesión solo con los padres para poder definir la dificultad o la alteración que afecta al niño/adolescente y determinar si es precisa una intervención o no y en que sentido se hará la misma. Los principales objetivos de esta sesión con los padres (que para determinados problemas más complejos pueden ser necesarias dos o más sesiones) son primero, hacer un diagnostico claro y preciso de las alteraciones o problemas que presenta el menor; y en segundo lugar valorar la necesidad de realizar una intervención y el sentido de la misma.

Existen diferentes tipos de intervenciones según el caso a tratar. Así, en algunos casos son suficientes las sesiones con los padres ya que la intervención pude consistir solo en la explicación e introducción de nuevas pautas, límites o normas, etc. en la conducta del niño. En otros casos puede ser necesaria la intervención sobre el niño/adolescente. En estos casos, se entrevistará y evaluará también al menor.

Es posible también que la intervención tenga que hacerse de forma simultánea con los padres y el niño/adolescente dependiendo del asunto a tratar. En cualquier caso se vela siempre por la atención y la dedicación a todas las partes por igual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *